Páginas

martes, 20 de marzo de 2012

El bodorrio - el vestido

Tenia una idea bastante clara de lo que no querñia: ni blanco ni largo. Facil eh? Aun asi hicimos una educativa excursión a Pronovias y Rosa Clara.

La BBC estaba reponiendo la filmografía de Audrey Hepburn y despues de ver Funny Face la cosa estaba clara, una recomendación de uan buena moditsa y una excursión a Gratacos  y listo, el vestido que quería.

Un poco cursi? a quien le importa yo estaba encantada y el novio tambien (o miente de coña el tio!)

Placid hizo trampas, el sabia la forma de mi vestido y tenia trozos de tela en base a eso decidio como ir el, asi que el dia de la boda el sabia más de mi ropa que yo de la suya!

Lo mejor del vestido, los botones de la espalda, me recordaban a los del vestido de mi abuela (nunca lo he visto pero ella siempre habla de los tropecientos botones de su vestido de boda y como sufrio mi abuelo para desabrocharlos) y poder girar como una peonza y casi enseñar las bragas!

No es que tenga aficiones exibicionistas pero llevar un vestido asi es divertido (y arriesgado!).



El vestido en realidad era palabra de honor, hicimos un pequeño jersey (que se cerraba con los famosos botoncitos) e iba arremangado, durante la comida, con la inestimable y paciente ayuda de mi madre me lo quite. Pese a ser noviembre no pase nada de frio (claro que viniendo de Zurich donde a esas alturas no pasaban de 7 grados tu diras!).

1 comentario:

Andrea Arenas Castilla dijo...

¡Me encanta el vestido Julia, además te quedaba genial! Es estilo años cincuenta (o fifties, como lo llaman ahora las revistas cool)

Saludos from Barcelona